Artículo del Prelado del Opus Dei publicado en ABC

Al acercarse la beatificación de Juan Pablo II el Prelado del Opus Dei ha publicado un artículo en la tercera de Abc, contando algunos recuerdos de su trato con el Pontífice.

Puedes encontar el artículo completo en :

http://www.opusdei.es/art.php?p=43617

Published in: on abril 30, 2011 at 10:28 am  Dejar un comentario  

Lo que quiere contar Roland Joffé

Lo que quiere contar Roland Joffé

Quería hacer una historia centrada en lo que el amor trae al mundo, y mostrar lo que sucede en el mundo cuando falta el amor. Lo que muestra el film es que el perdón es posible; que lo que parecen actos sin sentido son capaces de generar respuestas que llevan a la cura­ción. La inextinguible posibilidad de perdonar es lo que deja espacio para la esperanza. Pero el precio que hay que pagar es alto: exige esfuerzo, disciplina, voluntad, y la decisión de no dejarse arrastrar por el clima popular reinante”.

“Las guerras civiles son terribles porque son peleas de familia. Como en las guerras civiles, los miembros de la familia toman partido y se desgarran; viejos resenti­mientos se convierten en fuentes de odio. Así son las guerras civiles de nuestra vida ordinaria. Encontrarás dragones habla de los dos tipos de guerra civil. Cundo la gente la vea pienso que se dará cuenta de que todos tenemos la oportunidad de dejarnos llevar por nuestros resentimientos o encontrar un modo de vencerlos”.

Para retratar a Josemaría Escrívá, Joffé se fijó en que en su canonización Juan Pablo II le calificó como “el santo de lo ordinario”. Joffé confiesa que vio las posibili­dades dramáticas de esta idea. “Podía escribir sobre hombres normales tratando de ser santos en medio de la vida ordinaria, en este caso, en medio de una guerra terrible. El film trata sobre gente atrapada en un conflic­to, excitada por sus posibilidades, cogida en una alter-

nativa. ¿Qué pasa si pones a un santo en medio de es­to? ¿Qué parecería y qué influencia tendría en la vida de otras personas?”. “Creo que la representación de Josemaría que ofrecemos, de su cariño, de su sentido del humor, que indudablemente tenía y que se despren­de de los acontecimientos de su vida, está muy cercana a lo que fue él en realidad”.

Pero Joffé ha creado un personaje que tiene que afrontar sus propios dragones de la duda. “Pienso que hubo momentos durante la guerra en que Josemaría es­tuvo sumido en la más terrible duda, por lo que parecía el silencio de Dios -la gente que moría y el trabajo de su vida se frustraba. (…) En su papel de sacerdote, quería ser una fuente de fortaleza para la gente que le quería y mostrarles que Dios no les había abandonado, pero Dios parecía no oirle”.

Para Joffé, el corazón de la película son los temas del perdón y la reconciliación, que, al ser temas que nos afectan a todos, trascienden la religión.

“A alguna gente le cuesta aceptar que una historia puede ser entretenida y espiritual a la vez. Me extraña mucho que pasemos por este tipo de experiencia esté­ril, pero pienso que es porque esa gente tiene una visión reduccionista del ser humano, y por eso quieren ver films donde los seres humanos queden reducidos a máquinas que matan, a objetos sexuales o a expresio­nes de payaso”.

Published in: on febrero 25, 2011 at 4:11 pm  Dejar un comentario  

La piedra en el camino

Jueves, 27 enero, 2011

 
 

Sigo adelante con algunas de esas anécdotas tan sugerentes y que andan aquí y allá en internet.

Esta vez se trata de un rey que colocó una roca obstaculizando un camino. Se escondió para ver  si alguien quitaba la roca. Algunos de los comerciantes más adinerados del rey y de sus cortesanos llegaron, la vieron y simplemente la rodearon. Muchos culparon al rey  a gritos por no mantener los caminos despejados, pero  ninguno hizo nada para sacar la piedra del camino.

Pasó por allí un agricultor cargando una carretilla llena de verduras. Al aproximarse a la piedra, la observó atentamente, dejó la carretilla en el suelo y se dispuso a empujar la pesada piedra hasta la orilla del camino. Después de empujar y fatigarse un poco, lo logró. Pero al recoger su carretilla, le pareció ver algo enterrado donde había estado antes la piedra. Efectívamente, allí asomando había una bolsa. Una bolsa llena de muchas monedas de oro, y una nota que decía: “Este oro es para la persona  que remueva la piedra del camino. Firmado: el rey”.

Aquel hombre en su sencillez había comprendido algo que los demás no querían saber. Cada obstáculo puede ser también una oportunidad para mejorar la  condición de uno… Por eso, un hijo de Dios, sabe que todo es para bien de los que ama el Señor… Ha de preguntarse cuando llega una dificultad, un sufrimiento,  una contrariedad, etc… ¿Qué me pide Dios en esta situación? ¿Qué se esconde tras esta “piedra” en el camino? ¿Qué me irá a dar cuando me pide esto? Pocos aprenden la lección, y prefieren maldecir su suerte, quejarse y lamentarse esterilmente. Pero el hijo de Dios sabe que su destino en la tierra es luchar, luchar por amor hasta el último latido de su corazón. Y sabe que si no es aquí, algún día recibirá el premio de su amor esperanzado.

(tomada de tan_gente)

Published in: on enero 29, 2011 at 10:41 am  Dejar un comentario  

“Origen”

El sábado pasado vimos Origen y la impresión general entre los que la vimos fue positiva. Leo esta crítica firmada por José María Aresté: La trama consiste en que en un futuro no muy lejano, una técnica permite introducirse en los sueños ajenos. Y en su subconsciente la persona “asaltada” puede desvelar a sus “asaltantes” secretos ocultos, de valor lucrativo o que permiten su manipulación. Cobb lidera un grupo de “ladrones de sueños”, que desea dejar tal actividad. Pero acusado del asesinato de su mujer, y alejado de sus dos hijitos en Estados Unidos, recibe de Saito, un hombre poderoso, una oferta que no puede rechazar: deberá sumergirse en la cabeza de Robert Fischer, heredero de un imperio económico, e implantar en su mente, como si fuera una idea propia, la liquidación del conglomerado que creó su padre; a cambio podrá reunirse con los suyos e iniciar una vida nueva.

Christopher Nolan, guionista y director, prueba de nuevo que es uno de los cineastas más creativos de la actualidad. Logra entregar una historia imaginativa, de extraordinarias cualidades hipnóticas, sólida en su compleja arquitectura narrativa, y –para qué negarlo– difícil de seguir. El mérito es lograr que el espectador no se pierda demasiado, entienda el meollo de la cuestión –la tentación de evitar la realidad entreteniéndose en otros mundos más atractivos pero no verdaderos, al estilo Matrix– y vibre con la inmersión en el mundo de los sueños en tres niveles, donde el riesgo de no despertar, y las soluciones improvisadas a los obstáculos que surgen, proporcionan muchas emociones.

Las imágenes son de gran belleza, los mundos que se pueden crear dentro de un sueño deslumbran, verdaderamente se puede innovar y crear con los efectos especiales: véanse los momentos de no-gravedad, pura magia. Pero además, Nolan acierta en la definición de personajes y conflictos, y en el atinadísimo reparto. Leonardo DiCaprio (Cobb) brilla en otra historia “mental” tras Shutter Island, con su trastornada esposa, Marion Cotillard, a la que no puede olvidar. Su drama familiar se despliega con gran habilidad gracias al personaje de Ellen Page, una universitaria brillante que sabe adivinar lo que oculta a sus “compañeros de sueños”. Destaca también su colega de equipo, interpretado por Joseph Gordon-Levitt. Hay espacio para la sorpresa, y el modo en que discurre el plan de “sembrar” en la cabeza de Fischer –bien, Cillian Murphy– conduce a un clímax espléndido, de inesperada poesía.

Guión: Christopher Nolan. Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Joseph Gordon-Levitt, Ellen Page, Marion Cotillard, Cillian Murphy, Michael Caine, Tom Berenger, Lukas Haas, Ken Watanabe, Tom Hardy, Pete Postlethwaite. 148 min. Jóvenes. (Violencia)

(Tomado de tan_gente)

Published in: on enero 28, 2011 at 5:00 pm  Dejar un comentario  

“De dioses y hombres”

 

Copio este pos de Gaudencio, en perder el miedo a equivocarse:

Me ha gustado la sinceridad del crítico cinematográfico del diario El País, Carlos Boyero, en su juicio sobre la gran película que se estrena este fin de semana en algunos cines españoles “De dioses y hombres” (“Des hommes y des dieux” en su título original en francés…) y que viene precedida de un gran éxito de crítica, jurado y público. Boyero, ateo confeso, advierte en su crítica de los estrenos semanales que tiene cierta prevención ante este tipo de películas: “de entrada, no me apetece ver retratos de gente ataviada con sotanas (aunque lógicamente me conmuevan los inolvidables curas de “Adiós, muchachos” y “Roma, ciudad abierta“) … Sin embargo, no tengo prejuicios contra las películas de monjes. Ya sé que también son curas, pero tienen otro rollo“. Por ello la película sobre siete monjes cistercienses franceses asesinados en Argelia en 1996 dirigida por Xavier Beauvois y que ha recibido el Gran Premio del Jurado de Cannes de la 63ª edición del festival de cine está protagonizada por monjes que no pertenecen a la ficción: “Eran franceses, vivían en Argelia intentando estar en paz consigo mismos y con el mundo. Poseyendo poco o casi nada, ayudaban en todo lo que podían, material y espiritualmente, a la comunidad rural que rodeaba su convento. Sin ánimo de convertir a esa gente, por solidaridad, siendo fieles al espíritu de su religión“. Por ello este descreído crítico ha salido conmovido del cine: “El director cuenta admirablemente, con penetración psicológica y sencillez narrativa, la modélica relación de estos monjes católicos con su entorno musulmán, el mosqueo al intuir que pueden estar en el punto de mira de los talibanes, su muy humana condición negándose a aceptar el martirio, su miedo a quedarse en Argelia y la sensación de que estarán traicionando sus principios si huyen a Francia, sus contradicciones y su coraje, sus ganas de vivir y la sospecha de que se está acercando el horror, la profunda democracia a la hora de tomar decisiones. Beauvois no hace trampas en esta fábula moral, no fuerza el sentimentalismo, nos hace entender profundamente la complejidad emocional y las dudas de este grupo amenazado por una situación límite, su espiritualidad y sus necesidades terrenales. Y sales conmovido con la historia de estos religiosos. Palabra de agnóstico“. Película muy recomendable.”

Published in: on enero 28, 2011 at 4:38 pm  Dejar un comentario  

Nuevo exito editorial del libro “La luz del mundo”

Luce_del_mondo

20 enero 2011

Benedicto XVI: éxito editorial de “Luz del mundo” y segunda parte de “Jesús de Nazaret”, en marzo 2011
El libro de Benedicto XVI, “Luz del mundo” -según Radio Vaticana, y recogido por otros medios- es un éxito editorial.

Se trata de “cifras récord” de ventas del libro-entrevista de Benedicto XVI con Peter Seewald, “Luz del Mundo”, que suman en torno a un millón de ejemplares:

La primera edición italiana (50.000 ejemplares) se ha agotado, y la segunda (otros 50.000) está ya pre-vendida.

La misma tendencia se ve en con la edición en inglés (100.000 ejemplares), en francés (80.000 ejemplares) y alemán (200.000 ejemplares).

No hablan de la edición en español u otras lenguas, al tiempo que se anuncia que están en marcha las negociaciones para la edición en otras 11 lenguas.

Según dice Don Costa, director de la Libreria Editrice Vaticana, el fenómeno responde tanto al “tono simple, directo y coloquial” con que habla Benedicto XVI, como a que habla de todos los aspectos de la vida cristiana, sin rechazar ninguna pregunta, ni marginar temas elevados.

Por otra parte, hoy se ha anunciado, también por parte de Don Costa, y ha sido recogido por la prensa internacional, que la segunda parte del libro ‘Jesús de Nazareth’, saldrá a la venta el próximo mes de marzo. Costa ha dicho que “se han firmado 20 acuerdos de edición y otros cinco están en proceso”.

Es todo un síntoma objetivo de que hay “hambre de respuestas claras y puntos de referencia estables” en estos tiempos relativistas, en que la claridad y la estabilidad de respuestas y de referencia vitales se echan en falta.

Segun Scriptor.org

Published in: on enero 22, 2011 at 12:17 pm  Dejar un comentario  

Los anglicanos recibidos en un Ordinariato Personal

El pasado 15 de enero, tres días antes del comienzo del octavario de oración por la unidad de los cristianos (18-25 enero), el cardenal William Levada –prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe– erigió el primer Ordinariato personal; fórmula creada por Benedicto XVI para recibir a los anglicanos que quieren ser católicos sin perder sus tradiciones litúrgicas.

Al día siguiente, fueron ordenados como sacerdotes católicos por el arzobispo de Westminster, Vicent Nichols, tres ex obispos de la Iglesia de Inglaterra que habían dado ya el paso a la plena comunión con Roma a principios de enero: Keith Newton, John Broadhurst y Andrew Burnham.

Los tres terminarán de poner a punto –junto con la Congregación para la Doctrina de la Fe y la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales– el denominado Ordinariato Personal de Nuestra Señora de Walsingham.

Creado dentro de los confines territoriales de Inglaterra y Gales, el Ordinariato tiene como patrono al nuevo beato John Henry Newman. El domingo de Pascua, cerca de 1.000 fieles laicos anglicanos se incorporarán a este marco jurídico; y en Pentecostés se ordenarán sacerdotes católicos una cuarentena de ex ministros anglicanos.

Según explica el decreto de erección, el Ordinariato Personal de Nuestra Señora de Walsingham es jurídicamente equiparable a una diócesis. Se trata de una circunscripción personal, ya que la jurisdicción del Ordinario y de los párrocos no está circunscrita a un territorio sino que se ejerce sobre todos los fieles que pertenecen al Ordinariato.

Las líneas maestras del marco jurídico de los Ordinariatos personales están recogidas en la constitución apostólica Anglicanorum coetibus de Benedicto XVI y en unas “Normas complementarias” de la Congregación para la Doctrina de la Fe, si bien el decreto concreta algunas disposiciones.

El Ordinariato Personal de Nuestra Señora de Walsingham estará formado por fieles laicos, clérigos y religiosos, originariamente pertenecientes a la Comunión Anglicana, o bien aquellos que vienen a la fe católica a través del Ordinariato.

Los fieles anglicanos que deseen formar parte del Ordinariato personal deben manifestar esta voluntad por escrito y asistir a un curso de formación sobre el Catecismo de la Iglesia Católica.

En camino hacia la unidad

Benedicto XVI ha puesto al frente del Ordinariato Personal de Nuestra Señora de Walsingham a Keith Newton, uno de los tres ex obispos anglicanos que fue ordenado sacerdote católico el domingo. Como está casado y es padre de tres hijos, será Ordinario a título de sacerdote, no de obispo.

Su designación se hizo pública el sábado 15. Ese mismo día, Newton quiso dar las gracias a todos los que le han ayudado en su camino hacia la plena comunión con la Iglesia católica.

“Miro a estos 35 años que llevo ordenado ministro con enorme gratitud. La Iglesia de Inglaterra me nutrió en mi fe cristiana y gracias a ella descubrí, cuando era adolescente, mi vocación al sacerdocio que me ha llevado a prestar mis servicios tanto en Inglaterra como en África. No veo mi llegada a la Iglesia católica como una ruptura radical, sino como parte de mi camino en la fe que inicié en el bautismo”.

“Desde mi adolescencia, he deseado y rezado por mi adhesión a la Iglesia católica. Y la publicación de la constitución apostólica [Anglicanorum coetibus] me ha brindado la oportunidad de realizar este sueño”.

“Estoy particularmente agradecido al arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, por la paciencia y la generosidad que ha mostrado con todos los que hemos estado pendientes de esta solución en los últimos meses”.

“La Iglesia católica, tanto aquí como en Roma, me ha brindado un caluroso apoyo para dar este paso. Doy las gracias por las incontables palabras y muestras de afecto que he recibido de muchos miembros de la Iglesia católica durante estos días recientes”.

“Confío en que el Ordinariato sea un regalo para la Iglesia católica y que yo, junto con los otros sacerdotes y demás fieles que nos integremos en el Ordinariato, prestemos un servicio a la Iglesia entera”.

(Copiado de Tan_gente)

Published in: on enero 22, 2011 at 11:34 am  Dejar un comentario  

Reencuentros

Llevaba casi dos meses sin charlar con mis mendigos del barrio de Salamanca, y hoy he vuelto por allí para dejarme ver. Los he echado de menos y he pensado mucho en ellos durante este tiempo de Navidad.

Frente a la iglesia de los Carmelitas, el vozarrón de Juanito vence al estrépito de las obras y del tráfico;

―¡Padreeeeee!

Casi nos damos un abrazo. Me dice que ha estado muy malito con una “infesíón testinal” y que no ha podido salir a pedir.

―¿Y la Navidad?

Asegura que muy mal, pero que ha puesto un Niño Jesús en su habitación. Luego, sin solución de continuidad, va al grano:

―Hace mucho que no vienes. ¿Cuánto me va a dar hoy?

Le suelto un euro a Juanito y, para evitar ulteriores negociaciones, me engancho a un amigo, que aparece de pronto en la misma acera: se trata de Crescencio, el nuevo párroco del Cristo de Ayala, que ha salido a estirar las piernas.

Frente al Mercado de la Paz hoy apenas hay mendigos.

―La culpa es del alcalde ―me dice pollofrito―; está levantando la calle y ya no vienen coches. Nos tiene hasta…

Pollofrito no está para muchas bromas: parece un poco más bebido que otras veces.

―Es por la gripe ―se justifica―.

Luego veo a Raquel, a una pequeña rumana cuyo nombre he olvidado, al senegalés que anda por Serrano, y regreso a casa con dos euros menos ―bien barato me ha salido el paseo― y con el propósito firme de no abandonar a esta gente, aunque ahora apenas frecuente el barrio.

Choupiado del globo Pensar por libre 

Published in: on enero 14, 2011 at 4:15 pm  Dejar un comentario  

Esto es lo que sucedió…

Entiendo que bien puedo recoger aquí las palabras de Joffé explicando por qué ha hecho una película sobre Josemaría Escrivá:

(…) Esto es lo que sucedió: un día, uno de los productores de la película vino a Holanda para convencerme e que hiciera la película. Traía varios libros y materiales, incluido un DVD sobre Josemaría. Tuvimos una comida muy, muy agradable y, regresando a casa, a pie, pensaba: “No tengo ganas de hacer esta película. Tengo otro proyecto ambientando en la India, y he trabajado mucho para lograrlo”. En otras palabras, pensaba que era un ofrecimiento muy, muy bueno, y había apreciado realmente la comida, pero pensaba rechazarlo.

Era una noche de verano, de manera que salí al jardín, con una copa de vino en la mano, puse el DVD en mi lector, y me senté ante el ordenador para escribir una breve carta que decía: “Querido X, muchas gracias. Aprecio el que haya emprendido todo este viaje, pero pienso que verdaderamente usted debería buscar en otro lado”.

Mientras tanto, el DVD seguía funcionando. Un momento de la narración llamó mi atención: Josemaría se dirigía a una multitud, en Chile, quizá, o en Argentina, no estoy seguro del lugar, y una joven levanta la mano y dice: “Tengo una pregunta, soy judía”.

Y Josemaría responde: “Sí, dime, por favor”.

Ella añade: “Mi más ferviente deseo es convertirme al catolicismo”.

Josemaría: “¿Sí?”.

Ella sigue diciendo: “Pero soy menor de edad y mis padres no me lo permiten”.

Josemaría, sin pestañear, responde: “Te digo que seas muy buena con tus papás. Que tengas paciencia, que reces. No muestres ningún gesto de insurrección. ¿Está claro? Quiere mucho a tus papás […] Y jamás una palabra de crítica de tus papás. Has de amarlos con toda el alma. Y mostrarlo con los hechos. ¿De acuerdo? Buena hija serás de Cristo si buena hija eres de tus papás”.

Al ver ese momento del vídeo, me decía: “¡Qué momento maravilloso! Qué momento maravilloso, inesperado, y sobre todo viniendo de una organización de la que todo el mundo se esperaría que dijera lo contrario”. Estaba mirando a mi ordenador y me decía: “Espera un momento”.

Apagué el DVD. Dejé de escribir la carta. Me puse la gorra de director de cine y escribí una escena en la que Josemaría aparece con un hombre, a punto de morir, a quien ya conocía, que le dice que es judío y que su sueño es convertirse.

Escribí la escena de cabo a rabo, sin dejar de pensar: “tengo realmente ganas de ver esto en una película. Pero, no lo veré nunca si no hago la película, ¿verdad? ¿O enmarcaré esta escena en otra película?”.

En lugar de la primera carta que me disponía a redactar, escribí: “Querido X, estoy verdaderamente interesado en este proyecto, a condición de disponer de toda la libertad de creación para hacerlo como quiero, y que usted no cuente conmigo para seguir una línea de parte, y si usted acepta el hecho de que no soy muy brillante y que lo haré lo mejor posible, pero que tengo que seguir mi propia verdad. Si usted está de acuerdo, me gustaría hacer verdaderamente este proyecto”.

Esto es más o menos lo que sucedió. No tenía ninguna idea preconcebida sobre Josemaría, había escuchado algo sobre él, pero sobre todo fue este pasaje del DVD el que suscitó mi interés para realizar la película. Me encontré ante la historia de un hombre, y al leerla tomé conciencia de que realmente respetaba a este hombre. De hecho, más que un simple respeto, sentía que encarnaba algo de su combate, que interpelaría a todos los seres humanos de una manera maravillosa, y que esta historia que quería contar es la que cuenta esta película. (…)

Published in: on enero 8, 2011 at 4:27 pm  Dejar un comentario  

Nos viene bien mirar al cielo

En cierta ocasión, muy temprano, al alborear el día, se encontraba Napoleón Bonaparte paseando por una amplia avenida, tranquilamente, con su amigo el senador  y conde de Volney. Al parecer el tema de conversación era la religión. Bonaparte decía:

“Sí, dígase lo que se diga, el pueblo necesita una religión y sobre todo una creencia. Y cuando digo el pueblo no digo bastante, porque quiero decir que también yo mismo la necesito”. En ese momento, Bonaparte, ante el maravilloso juego de luces del amanecer que se presentaba ante él, lleno de entusiasmo exclamo: “Sí, yo mismo, a la vista de este espectáculo, me sorprendo y me siento emocionado, arrastrado, convencido…”

“El Cielo proclama la gloria de Dios y el firmamento pregona la obra de sus manos” (salmo 18). En nuestras, cada vez más pobladas ciudades, resulta cada vez más difícil levantar la mirada hasta el cielo y ver la noche estrellada, o el alborear del día o el ponerse del sol al atardecer… Las luces de la ciudad nos impiden ver más lejos. Me parece que serían muchos más los creyentes si mirasen, si advirtieran al menos, el espectáculo que se nos regala cada día desde el cielo.

Fuente: orar con una sonrisa de Agustín Filgueiras, ed. Desclée de Brouwer

Published in: on enero 8, 2011 at 12:41 pm  Dejar un comentario