Pasando por aquí

Conviene pensar que las apariencias engañan. Estoy de paso por la meseta castellana, más en concreto en Palencia. Voy a subir al Monte el Viejo donde en una casita predicaré un curso de retiro a cristianas madres de familia. Un curso de retiro a madres puede estar lleno de sorpresas, pues la cosa de lo feliz se da bien a cristianas y madres por aquello de que saben de donación y entrega. Por eso digo que las apariencias pueden engañar. Un curso de retiro es algo que no se improvisa y que requiere un parón en el tiempo y en el espacio: irse fuera e irse al monte. Pero sobre todo requiere darse, pues no es un concurso de tiro donde te dan un premio, o a lo mejor sí: el premio de llegar a conquistar la paz. Nunca se sabe pero puede sorprender y no hay que juzgar lo que a primera vista aparece.

Published in: on febrero 25, 2007 at 10:01 pm  Dejar un comentario