Nos viene bien mirar al cielo

En cierta ocasión, muy temprano, al alborear el día, se encontraba Napoleón Bonaparte paseando por una amplia avenida, tranquilamente, con su amigo el senador  y conde de Volney. Al parecer el tema de conversación era la religión. Bonaparte decía:

“Sí, dígase lo que se diga, el pueblo necesita una religión y sobre todo una creencia. Y cuando digo el pueblo no digo bastante, porque quiero decir que también yo mismo la necesito”. En ese momento, Bonaparte, ante el maravilloso juego de luces del amanecer que se presentaba ante él, lleno de entusiasmo exclamo: “Sí, yo mismo, a la vista de este espectáculo, me sorprendo y me siento emocionado, arrastrado, convencido…”

“El Cielo proclama la gloria de Dios y el firmamento pregona la obra de sus manos” (salmo 18). En nuestras, cada vez más pobladas ciudades, resulta cada vez más difícil levantar la mirada hasta el cielo y ver la noche estrellada, o el alborear del día o el ponerse del sol al atardecer… Las luces de la ciudad nos impiden ver más lejos. Me parece que serían muchos más los creyentes si mirasen, si advirtieran al menos, el espectáculo que se nos regala cada día desde el cielo.

Fuente: orar con una sonrisa de Agustín Filgueiras, ed. Desclée de Brouwer

Anuncios
Published in: on enero 8, 2011 at 12:41 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://jchordi.wordpress.com/2011/01/08/nos-viene-bien-mirar-al-cielo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: