En tiempo de prodigios


Marta Rivera de la Cruz

“En tiempo de prodigios” es la novela finalista del Premio Planeta.
Me parece que es una novela relatada como por envíos, primero suceden los viajes a Oxford y Londres dónde conoce a su íntima amiga, luego el año del cáncer de su madre, después el desastre amoroso con el novio de siempre y muy al final la historia de Silvio
Cecilia tiene 35 años. Su mejor amiga, le pide que cuide de vez en cuando a su abuelo Silvio mientras su familia está ausente. Cecilia comienza a visitar al anciano con regularidad y pronto (de hecho, con una rapidez inverosímil) se convierte en confidente de un secreto que Silvio nunca había revelado.
A partir de este momento se alterna el relato del presente de Cecilia con la historia de Silvio, desde su infancia en Ribanova (pueblo en el que la autora desarrolla otra de sus novelas, “Hotel Almirante”) hasta los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Intercalado entre estos párrafos introspectivos, el relato de Silvio sigue el ritmo de una historia de aventuras.
La verdad es que todo está contado con cariño, atención y mucha bondad: sobre todo lo referente a la enfermedad de su madre por la que demuestra un amor inmenso y unos detalles muy cercanos.
Pero la historia del espía Silvio es floja y se va haciendo poco a poco según aparecen las fotos que Silvio le presenta a Cecilia y los personajes son bastantes previsibles. El estilo, académico y correcto antes que brillante, despoja de vida al relato de Silvio, donde la intriga avanza lentamente y por caminos ya transitados. Además, la autora hace un esfuerzo por sacar de la crisis a la protagonista y trazar un círculo en el que se vislumbre cierta esperanza para su futuro. Pero el intento, precipitado al plantearse ya en el último tercio, resulta forzado e inverosímil.
Lo mejor que se puede decir de la novela es que está llena de buenas intenciones. Un ejemplo es el duelo de la protagonista por la muerte de su madre, su descripción del amor filial y su reconciliación final con el dolor y la pérdida. Se acepta de muy buen grado la educación esmerada que ha recibido en su casa de Ribanova. Pero la historia deja un regusto de tristeza notable y su mayor problema es que todas estas intenciones no cristalizan en un texto con vida propia

Anuncios
Published in: on agosto 22, 2010 at 5:28 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://jchordi.wordpress.com/2010/08/22/en-tiempo-de-prodigios-2/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: