Espiritualidad sin el compromiso de la religión


Hoy se ha puesto de moda declararse “espiritual pero no religioso”, cláusula que sirve para atribuirse lo que da buena imagen a la fe –sentimientos filantrópicos, tolerancia universal–, sin los inconvenientes de la “religión organizada” –dogmas, preceptos, exclusividad–. Pero unas creencias blandas no nos sostendrán cuando necesitemos agarrarnos a algo firme, como advierte el autor de este artículo.

La afirmación de que uno es “espiritual pero no religioso” constituye una colosal e interesada jerigonza que oímos de labios de casi todos los que hablan de religión en público, excepción hecha de aquellos a quienes el mundo define como fundamentalistas (yo, probablemente usted, Joseph Bottum, David Goldman, Benedicto XVI, los judíos hasídicos, los musulmanes devotos o las familias creyentes que tienen más de cuatro hijos).

Es una de esas frases sencillas de recordar que funciona como una cédula de “excarcelación” para cualquiera que tenga la sensación de que ha de explicar su falta de práctica religiosa; y como reivindicación de excelencia para los preocupados por ser superiores a los que practican una religión establecida. Es el equivalente religioso de “yo ya hice una donación en la oficina” o “me llaman por la otra línea” o “yo no como carne”.

via http://www.aceprensa.com

Interesante texto que pone de relieve el sentido nuevo que el uso de las palabras que quiere introducirse en la conversación pública de nuestros días.

Ahora resulta que “(casi) todos los que cuentan” en la superficialidad de “lo que se lleva” ya no tienden a ser sólo los “ateos” declarados, sino que despuntan los que son difusamente “espirituales” pero “sin religión”, es decir, sin compromisos.

Los que somos fieles de una religión, en cambio, ya no “contamos” tanto desde ese punto de vista, y en esos mentideros públicos, porque podemos ser vistos como gentes “peligrosas”, al asumir compromisos y ser concientes de cometer faltas y pecados ante Dios, y no sólo ante nosotros mismos, convertidos de la misma en un “dios autónomo” que automáticamente se autoperdona, y eso en las raras ocasiones en que llega a pensar que ha cometido alguna falta.

Anuncios
Published in: on agosto 6, 2010 at 2:47 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://jchordi.wordpress.com/2010/08/06/espiritualidad-sin-el-compromiso-de-la-religion/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: