Y le echare estiercol, a ver si da fruto

Este III Domingo de Cuaresma el Evangelio nos presenta el extraordinario relato de la higuera estéril. Esta higuera es una calamidad, pues lleva tres años incomodando a su dueño sin dar fruto. Sin embargo la imagen de la higuera en toda la Escritura aparece como uno de los árboles más elogiados cuyo fruto es agradable al paladar -y no solo entusiasma a los hombres-, si no que sirve fielmente a los designios de Dios. Por ejemplo, una higuera cubrió la desnudez de nuestros primeros padres (Gen 3,7), a una higuera deseaban los árboles como rey (Juec 9, 10-11), el profeta Joel recuerda “Animales del campo, no temáis, porque los pastos del desierto reverdecerán y los árboles llevarán su fruto; la higuera y la vid darán sus frutos” (Joel 2,22).
Pero esta vez será la intervención del viñador la que salvará a aquella higuera estéril.
“Uno tenía una higuera plantada en su viña”… Estamos ante un diálogo divino, entre el Padre y el Hijo. Podríamos seleccionar las veces en que este diálogo se repite en el Evangelio para aprender a enfrentarnos a los problemas, para tener un diálogo de vida: “Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala”. Es lo que propone el Padre. Pero entonces el Hijo, que parece encariñado con aquel árbol, propone una alternativa:“Señor, déjala todavía este año”…
El amor apela a la paciencia, a la espera… Aún habrá esperanza, seguirá brillando la Luz para aquella higuera… Y es que la vida del hombre surge como de su fuente del diálogo amoroso entre el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo. Así ocurrió en la creación del hombre (hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza) y así sucedió también con la Redención. Y esta parábola muestra este diálogo en esas dos facetas que tiene nuestra salvación: la justicia: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro ¡Córtala! y la misericordia: Señor, ¡déjala todavía este año!… Y nos dice que ha sido la misericordia de Dios, manifestada en el Hijo, la que nos ha alcanzado una nueva oportunidad.
Lo que viene ahora es impresionante: “yo cavaré alrededor“… Es decir, Jesús es como el viñador que mete la azada en lo profundo del alma del mundo para sacar las piedras del pecado y las raíces de muerte que están haciendo que no de los frutos de amor que se esperan de cada uno de nosotros. Así vemos a este Señor Nuestro arrancando nuestros egoísmos y miserias, con el sudor de su esfuerzo…
Pero ahora viene el colmo de su humildad, cuando leemos: “y le echaré estiércol, a ver si da fruto“. Es como si Jesús identificara su Sangre salvífica y Redentora con el estiércol que abona a la higuera, como si es Calvario fuera una especie de estercolero para abonar a esta humanidad estéril y egoísta… Y Cristo humilde desde su Cruz Bendita, como flor del estercolero, derrama su sangre para el perdón de los pecados, y así permitir que aquella higuera pueda dar frutos de amor agradecido. La comparación de su Sangre como estiércol es estremecedora.
Y conforme aquella Sangre iba empapando la tierra de aquella viña, la Vida iba regresando. Y mientras se partían las piedras del pecado, la estéril higuera iba comenzando a dar frutos como nadie podía haberlo imaginado.
Y, “Si no, la cortas”… Ya sabes, ¡No desaproveches esta nueva oportunidad! Es posible que no haya otra, no desprecies la Sangre de Cristo. Madre ¡que me acerque a la Penitencia y a la Eucaristía! ¡Corre!

Anuncios
Published in: on marzo 13, 2010 at 10:40 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://jchordi.wordpress.com/2010/03/13/y-le-echare-estiercol-a-ver-si-da-fruto/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: