Eventos de san Pablo


Año

  Hechos de San Pablo

 

 Cita bíblica

 

 Evento probable

4

Nacimiento de Pablo, judío de la tribu de Benjamín y ciudadano romano, nació en Tarso de Cilicia, en una familia de fieles observantes de la ley. Otra fecha: hasta el año 10

 

Flp 3, 5;           Gal 1, 11

 

 

 

25

Son discutidos los estudios realizados en Jerusalén, pues aunque en Hch 22,3 se habla en términos técnicos de una enseñanza tanto primaria como superior en “esta ciudad” Pablo es también un profundo conocedor del mundo griego, se ha educado en las disputas de la “diáspora”, su Biblia es la Griega de los Setenta, pero sorprende que si hubiera vivido en Jerusalén por los años 25-30, no haya tenido, o no lo refleje nunca en sus escritos, un contacto directo con Jesús, su proceso y su pasión, que suscitaría un amplio debate en un fariseo como Pablo

 

Hch 22, 3;          Gal 1, 22 ss

 

 

 

26

Llegada de Poncio Pilato como prefecto de Judea

 

 

 

 

27

Muerte de Jesucristo (fecha mínima posible) Como fecha más probable se  da el 30

 

 

 

30

Conversión de Pablo (fecha mínima) [1]

 

 

 

36

Lapidación de Esteban

 

Hech 7, 58

 

36

El regreso de Poncio Pilato, prefecto de Judea, a Roma [2]

 

Hech 6,8-7,60; Hech 8,1

 

36

Conversión de Pablo (fecha máxima) ¿En Damasco ó en el camino a?  [3]

 

2 Cor 11, 32;     Gal 1, 15 ss;    

 

37

Marcha a Arabia y vuelta a Damasco

 

Gal 1, 17

 

37

Bernabé es enviado a Antioquia para ver la evangelización de los gentiles por parte de chipriotas y cirenenses

 

Hch 11, 22-24

 

38

Bernabé va a Tarso a buscar a Saulo

 

Gal 1, 21;         Hch 11, 25

 

40

Fin del reinado de Aretas IV en Arabia [4]

 

2 Cor 11, 32; Gal 1, 18;

 

40

Primera visita a Pedro en Jerusalén y a Santiago; amistad y sinceridad: entendimiento

 

Gal 1, 18

 

40

Bernabé presenta a Pablo en Jerusalén

 

Hch 9, 27

 

45

Hambre de Claudio  [5]

 

Hech 11, 28-30 cfr 12, 25

 

45

Primer viaje apostólico

 

Hch 13 y ss;     2 Tim 3, 11

 

49

Final del primer viaje

 

Hch 14, 25 ss

 

49

Edicto de Claudio expulsando a los judíos  [6]

 

1 Cor 1, 12; Hech 18,2

 

49

Concilio de Jerusalén

 

Gal 2, 1 ss;      Hch 15, 1, 10 ss

 

49

Incidente de Antioquia

 

Gal 2, 11-14 desde ahora la vida de Pablo irá sin Bernabé y Pablo tiene su centro en “el cuidado de todas las iglesias” 2 Cor 11,28

 

49

Segundo viaje: otoño. Primero las comunidades del primer viaje: y luego Galacia

 

Gal 4,13           Hch 16 17 y 18

 

50

Philipos

 

! Tes 2, 2

 

50

Tesalónica (como poco medio año)

 

1 Tes 2, 17

 

50

Atenas

 

! Tes 3, 1

 

51

Corinto (1 año y varios meses)

 

1 Cor 2, 1-4;    1 Tes 3, 6

 

51

Correspondencia tesalonicense

 

1 Tes 1, 7;    Hch 18, 5       

 

51

1ª Tesalonicenses                  + en Corinto                          + Invierno

 

Indudable

 

51

2ª Tesalonicenses

 

Dudas en la atribución directa a San Pablo [7]

 

52

El procónsul de L. Junio Galión Eneo en Acaya  [8]

 

Hech 18, 12

 

52

Éfeso

 

Hch 18, 18

 

52

Llega a Cesaréa, subida corta a Jerusalén y vuelta a Antioquia

 

Hch 18, 22

 

53

Apolo en Éfeso

 

Hch 18, 24-26

 

53

Apolo pasa a Corinto

 

Hch 18, 27-28

 

53

Inicio del tercer viaje desde Antioquia

 

Hch 18, 23

 

53

Pasa por Galacia Frigia y regiones altas

 

Hch 19, 1

 

54

Llega a Éfeso. Permanece entre dos y tres  años

 

Hch 19, 10; Hch 20, 31

 

54

Carta a los Gálatas, antes de 1ª a Corintios y antes de la cautividad efesina [9]

 

1 Cor 16, 1

 

55

Escribe la Primera a Corintos, en el primer trimestre, a la mitad de su estancia en Éfeso [10]

 

1 Cor 16, 8

 

56

Cautividad en Éfeso: Carta a Filipenses [11]

 

1 Cor 15, 31-32 2 Cor 1, 8-9

 

57

Escribe parte de la Segunda a Corintos [12]

 

2 Cor 12, 14;   2 Cor 13, 1

 

57

Viaje a Macedonia (verano) y Corinto; pasa por Troade

 

Hch 19, 21    Hch 20, 1-3

 

58

Carta a los Romanos, después de Gálatas, en Corinto, invierno [13]

 

Rom 16, 1

 

¿Carta a Filemón?

 

58

Primavera: viaje por Macedonia y las costas occidentales de Asia, para llegar a Jerusalén por Pentecostés

 

Hch 20, 3;               Hch 20, 16

 

58

Llegada a Jerusalén, tumulto y prisión [14]

 

Hch 21, 15 ss

 

58

Traslado a Cesaréa donde está dos años con Felix, en el pretorio de Herodes

 

Hch 23, 24

 

59

Carta a Filemón  [15]

 

Fim 1,23-25

 

59

Carta a los Colosenses [16]

 

        Col 4, 9-12

 

59

Carta a los Efesios, carta circular? después de Colosenses y  Filemón  [17]

 

Efesios 6,21 s  Col 4, 7 s

 

 

60

Porcio Festo sucedió a Antonio Félix como procurador de Judea  [18]

 

Hech 24,27; 25,9-10

 

60

Viaje a Roma [19]

 

Hch 27

 

61

Llegada a Roma  [20]

 

Hch 28, 11

 

62

cautividad en Roma, hasta mediados del 63

 

Hch 28, 16;    Hch 28, 30

¿Carta a Filemón?

63

Pablo es liberado de la cárcel romana. Posible y prometido viaje a Hispania [21]

 

Rom 15, 24.28

 

64

Incendio de Roma y persecución de Nerón y de san Pedro

 

¿Muerte también de San Pablo?

65

Posible Periplo por Oriente de Pablo. Primera a Timoteo

 

Cartas pastorales [22]

 

 

66

Carta a Tito

 

 

 

67

Prisión segunda en Roma y muerte de Pablo [23]

 

Segunda a Timoteo [24]

 

¿Carta a los Efesios?

68

Muerte de Nerón, junio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía

 

 

 

 

San Pablo en sus cartas, Mariano Herranz

 

 

 

Escritos paulinos, Jordi Sánchez Bosch

 

 

 

Biblia de Navarra

 

 

 

 

Sagrada Biblia. Nuevo Testamento

 

 

 

 

Blog escritura_sagrada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

               

 


[1] Una y otra fecha hace  de Pablo, en su primera visita a Jerusalén uno de  los testigos mas cualificados para hablarnos de los orígenes cristianos

[2] El legado de Siria, Lucio Vitelo, lo mandó allá para que respondiera de sus actos ante el emperador. La remoción de Pilato y la llegada de un nuevo prefecto, Marcelo, fue una ocasión propicia para el juicio y la muerte de Esteban (Hech 6,8-7,60) y para la subsiguiente persecución contra la Iglesia de Jerusalén (Hech 8,1). La conversión de Pablo estuvo relacionada con estos acontecimientos.

[3] Una vez convertido, hay que descontar los tres años del final de la vida del rey Aretas IV, como se dice en Gal 1, 18, para la ida a Jerusalén

¿Pero fue en el camino a Damasco? Eso es lo que refiere Hch 9, 3ss.14.21; 22,5; 26, 10.12, y eso suponía un gran despliegue de medios y de poder político y connivencia del nuevo prefecto Marcelo

o fue ya en Damasco: según Gal 1, 17 el apóstol después de su conversión marcha a Arabia, al territorio de Aretas IV por  ¿cuestiones profesionales junto a actividad apostólica? comienza aquí la enemiga de Aretas? que le sigue a Damasco según 2 Cor 11, 32 a donde regresa directamente Pablo.

[4] Pablo sube a Jerusalén (Gal 1, 18) después del suceso citado en 2 Cor 11, 32 aún en vida de tal rey pues el exarca o gobernador de Damasco lo es del rey Aretas

[5] La fecha de esta calamidad, que alcanzó a muchas regiones, no es fácil de determinar: al perecer, afectó al Mediterráneo oriental durante varios años. Pero hay ciertos indicios de que en Judea se produjo hacia los comienzos del mandato de Tiberio Julio Alejandro como procurador (46-48 d. C.). Si la llamada “visita del hambre” fue realmente una visita distinta de otras que Pablo hizo a Jerusalén es probable que tuviera lugar ca. el año 46.

[6] Según Suetonio, Claudio los expulsó a causa de las constantes reyertas entre los judíos y los judeo-cristianos a propósito de Chrestos (Cristo): Iudaeos impulsore Chrestos assidue tumultuantes Roma expulsit (en esta fecha la e se pronunciaba como i). Osorio fechó esta expulsión en el año noveno del reinado de Claudio (49 d.C.). Este edicto obligó a Aquila y Priscila abandonar Roma y marchar a Corinto no mucho antes de que Pablo llegara allí en la 2ª misión (Hech 18,2).

[7] Se tiene como del 2º viaje del apóstol, posterior a la primera y no hay duda en que fue recibida como canónica y del apóstol por toda la Tradición y los Padres.

Pero hay dudas por:

la abundancia de referencias genéricas, no cuenta anécdotas

Alusiones similares a la primera

Carga las tintas sobre la autoría paulina (2 Tes 3,17): El saludo va de mi mano, Pablo. Esta es la firma en todas mis cartas; así escribo.

Referencias a lo dicho de palabra: 2 Tes 2,5; 3, 10 Además, cuando estábamos entre vosotros os mandábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma.

Matices: la venida del Señor no es inminente

No hagan caso de cartas supuestas: 2 Tes 2, 2: o por alguna carta presentada como nuestra, que os haga suponer que está inminente el Día del Señor.

Antes tiene que venir la apostasía y manifestarse el Hombre impío,

Los ociosos de los que se habla en 1 Tes 4, 11, son de nuevo tratados aquí pero con más severidad 2 Tes 3, 14: Si alguno no obedece a lo que os decimos en esta carta, a ése señaladle y no tratéis con él, para que se avergüence. 15 Pero no lo miréis como a enemigo, sino amonestadle como a hermano

Por todo ello se presume que para acallar las habladurías y dar tranquilizad y trasmitir serenidad que pudiera haber suscitado la carta falsa de Pablo, un discípulo de éste y con su nombre invita a trabajar con paciencia y estar siempre preparado a la parusía.

[8] Pablo fue conducido a su presencia en Corinto al final de la 2ª misión (Hech 18, 12). Este es el más importante de los datos extrabíblicos. Es mencionado en una inscripción que originalmente se hallaba en el templo de Apolo, descubierta en Delfos (Grecia) el año 1905. Es una copia fragmentaria de una carta enviada por el emperador Claudio a los ciudadanos de Delfos. Si Pablo permaneció en Corinto durante 18 meses antes de su detención, habría llegado a esta ciudad a comienzos de 51. Si damos un plazo de 15 meses a los acontecimientos que precedieron su llegada a Corinto, habría partido de Antioquia para la 2a misión en el otoño del año 49, después del “concilio” de Jerusalén.

[9] Es una de las cartas indudables de Pablo y una de las grandes cartas y con muchos datos de la vida del apóstol.

Es ciertamente anterior a Romanos y a Filipenses y a  1ª Corintos: no es fácil que este Apóstol ordene una colecta a los de Galacia en plena crisis “gálata” como se ve en 1 Cor 16,1

Estando en Éfeso, Pablo recibe uno de los mas grandes disgustos de su vida: los gálatas después haber sido evangelizados en medio de una enfermedad del Apóstol como eficacia sobrehumana de la cruz de Cristo (Gal 4, 13), acompañada de multitud de milagros y carismas (Gal 3,5), se dejaron fascinar (Gal 3, 1) por unos que les dijeron que si no se circuncidaran según la ley de Moisés, no se podrían salvar (Gal 5, 2s; 6, 12s.)

La respuesta de Pablo es fulminante Gal 1,6: Me maravillo de que abandonando al que os llamó por la gracia de Cristo, os paséis tan pronto a otro evangelio

7 – no que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren deformar el Evangelio de Cristo -.

8 Pero aun cuando nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio distinto del que os hemos anunciado, ¡sea anatema!

[10] Según hemos visto Pablo está en Éfeso dónde se le ha abierto una puerta grande pero con adversarios y tendrá que luchar con las “fieras” (1Cor 15, 32) Parece que escribe la carta después de una carta perdida a los corintios sobre “que no se mezclen con los libertinos” que estos entienden mal (1Cor 5, 9) y el apóstol le contesta con Timoteo y luego los de Corinto le preguntan mas cosas que Pablo va contestando poco a poco,  dando largas y gastando bromas como la del bastón (1 Cor 4,18 s) Propone también un viaje y una colecta, pero da la impresión de que no se va a realizar ahora sino que será de “despedida” (1 Cor 16,5 ss)

Dentro de su estancia en Éfeso según Hch 19, 10; 20,31 de unos tres o cuatro años, Pablo escribe esta carta a la mitad de su estancia, en el primer trimestre del 55

[11] Indudable la autoría de Pablo. Es una de las grandes cartas

Se habla de una cautividad: entre cadenas (Flp 1, 7. 13 s.17)

Roma ha sido la cautividad mas socorrida y tradicional: pretorio Plp 1, 13 y la casa del Cesar: Plp 4,22; también para otras cartas como Filemón, Efesios, Colosenses y 2ª a Timoteo

En favor de Roma está que para la 2ª a Timoteo, 2 Tim 1, 17: ” la familia de Onesíforo, pues me alivió muchas veces y no se avergonzó de mis cadenas,

17 sino que, en cuanto llegó a Roma, me buscó solícitamente y me encontró”

además para las otras:

– cautividad larga de al menos dos años como la de Hch 28,30, para facilitar las idas y venidas de tanta gente

– diferencias ideológicas en el seno de la comunidad (Plp 1, 14.20), que él no evangelizó

– estructura de obispos y diáconos (1,1) y el himno cristológico podían corresponder a un tiempo mas tardío (años 60)

Pero la cautividad de Éfeso soluciona también muchas cosas

-la distancia Roma-Filipos es considerable y sin embargo Éfeso-Filipos posibilita más las cosas

-lucha con las fieras

-sentencia de muerte, cautividad, suelta y marcha a Troade

-Filipenses no alude a hechos tan importantes como la colecta y la llevada a Jerusalén, tan alabada en 2Cor 8

– no aparecen tantos compañeros solo Timoteo

– la “ofensiva”  a la que alude Plp 3, 2.18 es la misma que la de Galacia

– la respuesta de Pablo es muy dura: porquería, basura y no habla de las posibilidades salvíficas de las realidades de  Israel con la madurez de Rom 9, 11

[12] Entre una y otra carta a Corintios se desarrolla la crisis de Corinto, pero las cosas no se agravan hasta un viaje corto que hace Pablo a Corinto donde un cristiano de la comunidad le ofende (2 Cor 2, 1.5; 7, 12) y parece ser que no fue bien recibido. Pablo no se enfrenta a quien le injuria sino que escribe seguramente desde Éfeso la llamada “carta de las lágrimas” que o se ha perdido o es parte de la actual carta: los caps. 10 a 13. Así que habría un viaje intermedio (segundo) y una carta intermedia.

Pero el injuriador no es el causante de la “crisis corintia”, sino unos venidos de fuera a

quienes los de Corinto hace caso (2Cor 11, 4-20: Deshacemos sofismas

5 y toda altanería que se subleva contra el conocimiento de Dios.

Mas bien la 2 Cor es una carta de solución de crisis, pues ya se hace ver que las cosas están calmadas y obedecen según le cuenta Tito ya en Macedonia.

Por ello se piensa que esta carta Pablo la ha ido escribiendo según los acontecimientos

primero en Éfeso, quizá en Troade por donde pasa, y luego en Macedonia ya con la llamada “carta de reconciliación” que serían los caps 1-7 de la carta.

Donde se habla de un peligro cierto de muerte del que ha sido liberado (cautividad de unos meses en Éfeso), después ha sido expulsado (por eso no se cumplen los plazos previstos), se va a Troade, dónde se le abre una puerta y va a Macedonia (2 Cor 2, 13:13 mi espíritu no tuvo punto de reposo, en Troade, pues no encontré a mi hermano Tito, y despidiéndome de ellos, salí para Macedonia.

Allí le llegan la consolación 2Cor 7, 7: “nos consoló con la llegada de Tito”

En Macedonia sigue impulsando la colecta y anuncia el periplo Corinto-Macedonia y Judea para entregar la colecta caps 8 y 9. Lo escrito en Macedonia se dataría en verano del 57.

[13] La carta segunda -sobre todo la parte de consolación y colectas- a los de Corinto es una referencia clara a los proyectos futuros de Pablo:

 . Ha pasado un tiempo en Macedonia

 . Prepara la colecta, da instrucciones

 . Escribe esta parte de II Corintos

 . Y se encamina a Corinto (2 Cor 1, 15s 23; 2, 1-3; 9, 4s; 12, 14-20s; 13, 1s)

donde llega en el invierno del 57 al 58 (1 C0r 16, 6ss)

Y aquí es donde escribe la carta a Los Romanos que es una de las indudables del apóstol y otra de las grandes cartas que representa una gran madurez doctrinal sobre la cuestión de la fe que justifica.

Está escrita con la esperanza de una futura evangelización hasta el extremo de la tierra: Spania (Rom 15, 24.28), y con temor a un fin trágico en Jerusalén, al mismo tiempo que hace saber que ya ha completado una gran obra Rom 15, 18: de palabra y de obra,

19 en virtud de señales y prodigios, en virtud del Espíritu de Dios, tanto que desde Jerusalén y en todas direcciones  hasta el Ilírico he dado cumplimiento al Evangelio de Cristo;

Como fruto y sello de esto está la colecta que piensa llevar con todos a Jerusalén (Rom 15, 26-28), pues ya ha pasado la crisis de Corinto que “le impedía ir mas allá” (2 Cor 10, 15 ss) ya que “Esa era la razón por la cual siempre me veía impedido de llegar hasta vosotros.

23 Mas ahora, no teniendo ya trabajo que hacer en estas tierras voy a vosotros (Rom 15, 22ss)

[14] Son los últimos años del Procurador Félix en los cuales hay desórdenes continuos que el Procurados ahoga en sangre con una crueldad manifiesta, que es pareja de la credulidad exasperada de una parte de la población, dispuesta a responder a la llamada del primero que se presentara contra Roma. “Un egipcio que se decía profeta reunió a varios millares de partidarios en el desierto. Desde allí los llevó hasta el monte de los olivos y pretendió apoderarse de la ciudad. Pero Félix salió a su encuentro con toda la infantería romana; el egipcio emprendió la huida con unos cuantos compañeros, mientras que la mayor parte sucumbieron o fueron cogidos prisioneros (De bello judaico, II, 261-263).

Los mismos historiadores latinos no se muestran con Félix más propicios que el judío Flavio Josefo. Tácito escribe una frase terrible para pintar su carácter: “Manifestando toda clase de crueldades y de abusos de poder, ejerció las prerrogativas de un rey con el alma de un esclavo (ius regium, servili ingenio exercuit)” (Historiae, V, 9).

Este es el ambiente en el que llega Pablo a Jerusalén. Es comprensible que Santiago que le acoge con cariño, manifieste su cautela y le proponga algo para acallar las iras de los más exaltados judíos (Hch 21,21 Y han oído decir de ti que enseñas a todos los judíos que viven entre los gentiles que se aparten de Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos ni observen las tradiciones.

22 ¿Qué hacer, pues? Porque va a reunirse la muchedumbre al enterarse de tu venida.

23 Haz, pues, lo que te vamos a decir: Hay entre nosotros cuatro hombres que tienen un voto que cumplir.

24 Tómalos y purifícate con ellos; y paga tú por ellos, para que se rapen la cabeza; así todos entenderán que no hay nada de lo que ellos han oído decir de ti; sino que tú también te portas como un cumplidor de la Ley” Pablo obedece y se presentan judíos de Asia -no judeocristianos- que forman el motín en el Templo.

[15] La carta a Filemón es una de las indudables de Pablo y de las más entrañable.

Habla de una cautividad Flm 1,1 Preso de Cristo Jesús a dónde le ha venido a buscar y le ha encontrado Onésimo, esclavo de Filemón, que quizá ha huido llevándose algún dinero (Flm 1,18 Y si en algo te perjudicó, o algo te debe, ponlo a mi cuenta).

Se ha tenido por escrita en Roma en la cautividad de Hch 28,30, de los años 60, pues a Roma es dónde suele  llegar todo fugitivo, aunque quizá, ya lo hemos dicho, Onésimo era mas bien un esclavo que va en busca de un amigo del dueño con ganas de ser perdonado por algo que no sabemos y encuentra el amor de un padre y la fe en Cristo. Pudiera ser si Pablo tiene tiempo después de la liberación de Roma de volver al Oriente (Flm 22 Y al mismo tiempo, prepárame hospedaje; pues espero que por vuestras oraciones se os concederá la gracia de mi  presencia) después de haber ido a Occidente (Rom 15, 24), a España.

También se ha barajado la posibilidad de Éfeso en el año 56, por la cercanía de Colosas, pero merece la pena fijarse en los personajes que acompañan a Pablo para inclinarse mas hacia la solución de que la carta a Filemón se escribiera en Cesaréa, contemporánea de la carta a los de Colosas, pues esos personajes coinciden en gran parte

Marcos tiene a su madre en Jerusalén (Hch 12, 12), está en el área de Bernabé y no participa ni en el 2º ni en el 3º viaje. Es fácil que haya seguido a Pablo a Cesaréa. De modo parecido Aristarco es el tesalonicense de Hch 19, 29; 20,4 y 27,2 pues no acompaña a Pablo hasta el final del tercer viaje y le sigue en el cuarto a Roma, pues estaba con el en Cesaréa. Lo mismo se puede decir de Dimas que según 2Tim 4, 10 volvió después a Tesalónica. En cuanto a  Lucas citado tanto en Col como en 2 Tim, parece que es el “nosotros” de los Hechos y por tanto se une a la comitiva de Pablo al final del viaje a Jerusalén. Todos ellos están en Cesaréa y  todos acompañan al apóstol a Roma.

[16] Es una carta de cautividad: Col 4, 10 Os saludan Aristarco, mi compañero de cautiverio, y al final de la carta 4, 18 El saludo va de mi mano, Pablo. Acordaos de mis cadenas.

Es una carta con alusiones personales numerosas. Los mismos personajes que en Filemón, por lo que se suponen que es contemporánea de ella y por tanto en la cautividad de Cesaréa.

¿Problema en Colosas? Es mas bien un problema ideológico que en su tratamiento da lugar a términos que no figuran en otras cartas paulinas y tampoco son del tiempo de mediados del siglo I, pero tampoco se puede decir que es un problema inventado, pues los datos son bien precisos Col 2, 4 Os digo esto para que nadie os seduzca con discursos capciosos. 8 Mirad que nadie os esclavice mediante la vana falacia de una filosofía, fundada en tradiciones humanas, según los elementos del mundo y no según Cristo.

9 Porque en él reside toda la Plenitud de la Divinidad corporalmente,

10 y vosotros alcanzáis la plenitud en él,

Aparece aquí unas expresiones como pléroma, plenitud que pudieran denotar una presencia de judaizantes ilustrados que visten su predicación de filosofía (gnosis?) revelaciones angélicas y prescripciones judaicas: sería la llamada herejía colosense (Col 2, 4-20)

Es interesante saber que Colosas fue destruida por un terremoto en el año 64

Es más probable la autenticidad de la carta, pues las objeciones vienen mas bien por que el supuesto y pretendido “paulinismo” no se vea en toda la carta, presumiendo que esto sea determinante para la mente de Pablo: la doctrina de la justificación por la fe. Es más bien una carta de desarrollo práctico y donde hay normas morales para las familias y las situaciones personales.

[17] Se duda de la autenticidad paulina por ser una carta casi carente de circunstancias personales, y más bien parece una circular a varia iglesias de Asia: se ha pensado si sería la enviada a Laodicea, ya que Pablo conoce perfectamente a todo el mundo en Éfeso y no envía ningún saludo.

Se habla de una cautividad: cadenas (Efs 3, 1; 4,1) por lo que se piensa que es una rescripción de la carta a los Colosenses y por tanto posterior.

La cautividad podría ser la segunda en Roma, pues en 2 Tim 4, 12 A Tíquico le he mandado a Éfeso.

Según Hch 20, 4 Tíquico es un asiático, seguramente de Éfeso, que acompaña a Pablo a Jerusalén, por lo que también pudiera haber sido escrita en Cesaréa después de Colosenses ya que existe un paralelismo letra a letra entre Ef. 6, 21 ss y Col 4,7ss

[18] Es difícil determinar la fecha de esta sucesión con exactitud. Pasados dos años Félix recibió como sucesor a Porcio Festo; y queriendo congraciarse con los judíos, dejó a Pablo prisionero. A la llegada del nuevo procurador, Pablo apeló al Cesar, para ser juzgado en Roma (Hech 24,27; 25,9-10).

Hech 25, 9: Pero Festo, queriendo congraciarse con los judíos, preguntó a Pablo: «¿Quieres subir a Jerusalén y ser allí juzgado de estas cosas en mi presencia?10 Pablo contestó: «Estoy ante el tribunal del César, que es donde debo ser juzgado. A los judíos no les he hecho  ningún mal, como tú muy bien sabes.

11 Si, pues, soy reo de algún delito o he cometido algún crimen que merezca la muerte, no rehúso morir; pero si en eso de que éstos me acusan no hay ningún fundamento, nadie puede entregarme a ellos; apelo al César».

12 Entonces Festo deliberó con el Consejo y respondió: «Has apelado al César, al César irás».

[19] El relato del viaje a Roma es un documento precioso por los datos tan precisos que da para saber cómo era la navegación por el Mediterráneo en el s. I. Normalmente era de cabotaje y utilizando naves comerciales donde se embarcaban los presos y los militares. Por ejemplo la nave alejandrina que cogen en Mira de Licia debía ser una nave grande que trasportaba trigo de Egipto a Roma. Los vientos contrarios van retrasando la progresión a Creta, pues por aquella época la navegación se hacía insegura a finales de septiembre y como dice en Hch 27, 9: Había transcurrido bastante tiempo y la navegación era peligrosa, pues incluso había ya pasado el Ayuno. El Ayuno corresponde al gran Día de la Expiación que ese año 60 era a finales ya de octubre.

[20] Llegan a Malta por febrero y pasan allí el invierno unos tres meses y luego se hacen a la mar en una nave alejandrina, llegan Sicilia y sube hacia Nápoles y llegan a Roma por la primavera del año 61

[21] Lo que haya hecho Pablo después mediados del año 63 está en una incertidumbre sobre la que hay muchos pareceres. Una promesa en la Carta a los Romanos está clara (Rom 15, 24.28). Otra cosa es que de hecho la realizara, aunque San Clemente Romano así lo refrenda:  “Después de haber enseñado la justicia al mundo entero y de haber alcanzado los confines de occidente (¿España?), dio testimonio ante los gobernantes; así es como dejó el mundo y se .fue a la morada de la santidad como ilustre modelo de constancia” (Clemente de Roma, Carta primera a los corintios, V, 4-7). El carácter oratorio de estas palabras nos hace vacilar sobre el valor histórico que hay que dar a las mismas. Si Pablo fue a España, a Tarragona según una tradición posterior, hay que reconocer que no tuvo tiempo para fundar allí una comunidad. El incendio de Roma que dio lugar a la fuerte persecución neroniana es del año 64,el siguiente, lo cual necesariamente limita mucho el tiempo. Pudo ser muy posible que un apóstol tan activo y con tanta historia detrás fuera denunciado y cargado de cadenas fue enviado a Roma hacia una muerte rápida, más o menos coincidiendo con la de San Pedro. Por otro lado, está el texto de Eusebio retrasando la muerte del apóstol al año 67-68, el último de Nerón, lo cual da lugar al periplo por Oriente para dejar algunas iglesias más atendidas por discípulos fieles. En estas dudas también se integra la cuestión de la autoría de las cartas pastorales, sobre toda la de 1 Timoteo y a Tito, pues la 2ª a Timoteo bien pudo escribirla en los cortos días de la Prisión romana, como despedida.

[22] Las cartas pastorales son aquellas cartas de Pablo que se dirigen a los pastores, Timoteo y Tito en cuanto que tratan de la misión pastoral de estos. Sobre la autoría paulina se han suscitado en los últimos dos siglos, frecuentes dudas e incluso el mismo periplo por oriente que las sustenta, se ha negado por algunos estudiosos; también se han pensado en posibles autores para ellas como Clemente en Roma o algún hombre de confianza de Pablo en Asia.

En cuanto a la autenticidad está la tradición de tantos siglos y los testimonios explícitos de Padres a partir del s. II. Pero también es posible que los herederos de San Pablo y gentes de su confianza difundieran un escrito con “el espíritu de Pablo”. Pero eso es precisamente lo que debe ser probado.

Según los datos de 2 Tim ciertamente Timoteo está en Éfeso y en 1 Tim 1, 3; 3,14; 4, 13 lo deja en Éfeso y marcha a Macedonia de donde volverá pronto. Todo esto es de un viaje posterior que no sale en Hechos ni en cartas indudables. Seria en este viaje intermedio, entre la liberación romana y la segunda cárcel, en el cual Pablo deja a Timoteo en Éfeso y a Tito en Creta

El ambiente histórico es de unas comunidades paulinas a las que unos predicadores venidos de fuera perturban y ha de ser defendido el “depósito de la fe”; además hay notables diferencias de estilo y lenguaje del resto del curpus paulinus: predomina el contenido moral y práctico; la organización jerárquica y los errores parecen de una época posterior; dificultad en encuadrar su composición dentro de la biografía del Apóstol. Por todo ello la autoría paulina se sigue dejando como cuestión abierta, aunque manteniendo en todo la inspiración, la cononicidad y autoridad de san Pablo.

[23] Una tradición antigua lo sitúa en el año último del reinado de Nerón, o sea, entre julio del 67 y junio del 68. En este periodo intermedio entre el final de la primera cautividad de Roma (año 63) y el martirio, es donde mejor se inscriben los numerosos desplazamientos que suponen las cartas pastorales. Esta era ya la opinión de Eusebio de Cesaréa, el gran historiador de la antigüedad cristiana: Después de defender su causa, el apóstol salió de nuevo de Roma, según se dice, para el ministerio de la predicación; volvió luego por segunda vez a la misma ciudad y, y fue consumado por el martirio. Fue entonces, estando de nuevo encadenado, citando compuso la segunda carta a Timoteo, en la que habla a la vez de su primera defensa y de su consumación inminente”.

 Por otro lado, los numerosos datos que nos ofrecen las cartas pastorales sobre los desplazamientos de Pablo por la parte oriental del Mediterráneo, reflejan tradiciones preciosas sobre la actividad del apóstol en sus últimos años y demuestran su cuidado por dar a las iglesias una organización firme, capaz de superar las borrascas que amenazaban.

[24] Ciertamente es una carta de un prisionero, “su prisionero” 2 Tim 1,8, que está en unas condiciones de muerte inminente 2 Tim 4, 6:Porque yo estoy a punto de ser derramado en libación y el momento de mi partida es inminente.

7 He competido en la noble competición, he llegado a la meta en la carrera, he conservado la fe.

Y no hay referencias a una carta anterior al mismo Timoteo ¿Quizá posterior? Las características son de una organización eclesiástica como más tardía y parecida a las otras dos cartas pastorales.

Esta, sin embargo, está llena de referencias familiares de Timoteo y personales -sus sufrimientos mutuos 3,10.11- su ordenación por la imposición de mis manos 1,6, así como a otras personas, con lo que si parece que sea de la pluma directa de Pablo: 2 Tim 4, 9 Apresúrate a venir a mí cuanto antes,

10 porque me ha abandonado Demas por amor a este mundo y se ha marchado a Tesalónica; Crescente, a Galacia; Tito,  a Dalmacia.

11 El único que está conmigo es Lucas. Toma a Marcos y tráele contigo, pues me es muy útil para el ministerio.

12 A Tíquico le he mandado a Éfeso.

13 Cuando vengas, tráeme el abrigo que me dejé en Troade, en casa de Carpo, y los libros, en especial los pergaminos.

14 Alejandro, el herrero, me ha hecho mucho mal. El Señor le retribuirá según sus obras.

15 Tú también guárdate de él, pues se ha opuesto tenazmente a nuestra predicación.

16 En mi primera defensa nadie me asistió, antes bien todos me desampararon. Que no se les tome en cuenta.

17 Pero el Señor me asistió y me dio fuerzas para que, por mi medio, se proclamara plenamente el mensaje y lo oyeran  todos los gentiles. Y fui librado de la boca del león.

18 El Señor me librará de toda obra mala y me salvará guardándome para su Reino celestial. A él la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

19 Saluda a Prisca y Aquila y a la familia de Onesíforo.

20 Erasto se quedó en Corinto; a Trófimo le dejé enfermo en Mileto.

21 Date prisa en venir antes del invierno. Te saludan Eubulo, Pudente, Lino, Claudia y todos los hermanos.

22 El Señor sea con tu espíritu. La gracia sea con vosotros.

 y sobre todo una referencia preciosa a que está en Roma y en una situación -la cárcel Mamertina?- de difícil paradero 2 Tim 1, 16 Que el Señor conceda misericordia a la familia de Onesíforo, pues me alivió muchas veces y no se avergonzó de mis cadenas,

17 sino que, en cuanto llegó a Roma, me buscó solícitamente y me encontró.

18 Concédale el Señor encontrar misericordia ante el Señor aquel Día. Además, cuántos buenos servicios me prestó en  Éfeso, tú lo sabes mejor.

 

Anuncios
Published in: on agosto 14, 2008 at 2:57 pm  Dejar un comentario  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://jchordi.wordpress.com/2008/08/14/eventos-de-san-pablo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: