Hasta el final

asuncionfresno.jpg«Quiso pasar consulta hasta el final y casi lo consigue». Así recordaban ayer a la psiquiatra Asunción Fresno sus colegas de profesión y amigos más cercanos, que lamentaron «la terrible pérdida». Un cáncer de pulmón truncó la vida de esta conocida psiquiatra, colaboradora de EL COMERCIO y pionera en Asturias en el abordaje de los trastornos mentales de la población femenina.

Madre de cuatro hijos (Ramón, María Asunción, Luis y Marta) y casada con Luis Carretero Rebés, la doctora Fresno participó en varias investigaciones llevadas a cabo por el Área de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo. De hecho, su tesis doctoral, que trataba sobre la calidad de vida en las mujeres con menopausia, fue refrendada por el ahora catedrático de Psiquiatría Julio Bobes, que ayer recordó desde París -estaba participando en un congreso internacional- «la calidad humana y profesional de ‘Asun’». Bobes no dudó en asegurar que «era una de las mejores psiquiatras de la región» y lamentó que «un cáncer de pulmón se la haya llevado en su mejor momento».  

Asunción Fresno era muy conocida en la ciudad, donde además de disponer de una consulta privada, trabajaba en la policlínica El Carmen y el Sanatorio Begoña. Pasó consulta hasta hace algunos meses. «Era muy peleona», relató ayer Ángel García Prieto, muy afectado por la muerte de la psiquiatra. 

La trayectoria vital de la doctora Fresno estuvo marcada por dos momentos. «Tras licenciarse en medicina, dejó la profesión unos años para dedicarse a sus hijos». Tiempo después, retomó los estudios, hizo el MIR y se doctoró en Psiquiatría. Asunción Fresno llegó a trabajar como voluntaria en el antiguo hospital psiquiátrico de La Cadellada, ya desaparecido. 

Hasta aquí algunos de los recortes de prensa con la noticia de la muerte de ‘Asun’.  Sus padres y suegros, su esposo Luis y sus cuatro hijos no tienen fácil consuelo a no ser que se les recuerde las verdades cristianas que han guiado la vida fuerte y valiente de María Asunción. Sentirse y vivir como hija de Dios, llevar a la realidad diaria y cotidiana la voluntad de Dios y asumir como tal los últimos meses la enfermedad, eso lo han visto y han sido testigos de su entereza y cariño. Como ella les decía: “lo llevo con morfina y oración” Ha sufrido mucho y ha rezado mucho también, esperando en la promesa de un Dios Padre bueno.  Y ha consolado y ayudado a tantos que iban a consolarla.

Anuncios
Published in: on junio 25, 2007 at 2:33 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://jchordi.wordpress.com/2007/06/25/hasta-el-final/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: