Mis recuerdos de Don Álvaro

Como leemos en la website Opus Dei, hoy 23 de marzo celebramos el aniversario del fallecimiento en Roma de D. Álvaro del Portillo, Obispo Prelado del Opus Dei y primer sucesor, fidelísimo sucesor, de San Josemaría Fundador de dicho Opus Dei. Ya se ha hecho tradición que tal día como hoy se hagan en muchas ciudades, y en gran parte de ellas en la catedral de la diócesis y presidido por el propio Obispo,  funerales in sufragio por el eterno descanso de su alma. Todos en la Obra estamos profundamente convencidos de su santidad pero, como él mismo decía al referirse a los primeros años posteriores a la muerte de Josemaría Escrivá, en los que también en muchísimas ciudades se ofrecian sufragios, que estos eran de ida y vuelta pues subían a Dios como ofrenda de cariño filial y bajaban para mejorar y aprovechar al que los ofrecía.

         Muchos recuerdos tengo de D. Álvaro, ya que estuve en Roma en los años 1970-1973, es decir en vida del Fundador, y veía en D. Alvaro un ejemplo a imitar para ser buen hijo y buen hermano. Este es, quizá,  el recuerdo que más profundamente se halla en mi, de aquellos años de convivencia y, concretamente el cariño que ponía en atender y cuidar con autentico amor y respeto filial a nuestro Padre. Él, junto con D. Javier, velaban para que tanto sus necesidades  espirituales como materiales estuvieran siempre atendidas.

      Pero también tengo grabado por varias vivencias el deseo que tenía de que nos empapáramos al maximo de las enseñanzas de San Josemaría pues para eso estábamos en Roma. Más en concreto recuerdo como en las tertulias con el Fundador que en algunas ocasiones teníamos, D. Álvaro se solía sentar en un sillón en los extremos de la concurrencia como para dejarnos más cercanos al Padre y cuando, varias veces me pasó, me acercaba a él para saludarle y estar con agrado a su lado siempre, o con el gesto o con la palabra, me indicaba que el objeto de mi atención debía estar puesto en San Josemaría. A veces empleaba la expresión en él tan corriente y castiza ¡Qué perdemos el tiempo!

        También estamos recurriendo a su intercesión miles y miles de personas, sobre todo para cosas de familia y trabajos ya que estamos persuadidos, a nivel personal, de su valimiento delante de Dios

         Como señala la hoja informativa de su Causa de Beatificación, la Congregación para las Causas de los Santos, organismo de la Iglesia que instruye los procesos de canonización, aprobó que para el estudio de la vida de don Álvaro del Portillo se abrieran dos tribunales: uno de la diócesis de Roma; y otro de la Prelatura del Opus Dei.

         El 5 de marzo de 2004 tuvo lugar la sesión de apertura del tribunal del Vicariato de Roma. El cardenal Camillo Ruini, vicario del Santo Padre para la diócesis de Roma, presidió el acto.

         El 20 de marzo, el prelado del Opus Dei presidió la apertura del tribunal de la Prelatura.

Anuncios
Published in: on marzo 23, 2007 at 9:09 am  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://jchordi.wordpress.com/2007/03/23/mis-recuerdos-de-d-alvaro/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Muy bonito este artículo. Y muy oportuno por la fecha. Ya veo que le va bien el blog… Y como tuve la oportunidad de iniciarle, pues, la verdad es me da un poco de “pelusilla” ver lo bien que le va, mejor que a mi, claro. Pero, enhorabuena! y a continuar que es lo importante.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: