Las historias y sus interrogantes

Hablé el otro día con Francisco Santamaría, un amigo filósofo que trata con tino –por lo menos a mi me gusta- la cosa social y política y como le había leído y oído algunos de sus pareceres pensé que podía brindarle mi blog para hacerle una entrevista sobre una cuestión de la que habíamos comentado un buen rato y así exponer su punto de vista.
Así se lo manifesté y me preguntó que cual era el tenor del blog. Le dije que de historia e historias, familia y familias, etc. Y Francisco con una sorna que le hace muy sugestivo me dijo “pues una entrevista no se cómo casa con unas historias”  

Llegamos a la conclusión que casar ya casan pues no hay cosa más elástica que las historias y en ellas caben perfectamente las entrevistas, ya que todo en la historia se ha hecho a base de entrevistas. Eso sí, dentro del plantel de Historias pondríamos, inaugurándolo en su honor, un subportal de “entrevistas”

Bueno, pues quedamos en ello. Francisco Santamaría Egurrola es Doctor en Filosofía y Profesor de Secundaria. Con un campo de intérés específico en Filosofía Política y Social. Es colaborador de Opinión del Diario “El Comercio” de Gijón y de algunos medios digitales. Asi como Directivo del Ateneo Jovellanos de Gijón.

·        Hoy, como en toda época histórica, la vida tiene unos interrogantes y también como en todo lugar hemos de dar respuestas a los problemas que tiene la humanidad. Para ello ¿tenemos que llegar a la cabeza o al corazón?

Efectivamente, una característica fundamental de la realidad es que las preguntas que nos plantea no tienen fácil solución. Sin embargo, es característico del hombre su empeño por buscar respuestas. Nunca los seres humanos nos damos por satisfechos con lo que ya sabemos; somos conscientes de que es más lo qué no sabemos que lo qué sabemos. Aunque vivimos en un mundo que a veces se autoproclama escéptico y agnóstico -incapaz de dar respuestas- el hecho es que seguimos buscando esas respuestas. Y evidentemente nos interpelan más las cuestiones que se refieren a nuestra felicidad que aquellas que sólo nos describen los mecanismos de la realidad física. El hecho es que no podemos dejar de buscar soluciones a cuestiones prácticas y, especialmente, a cuestiones que tienen que ver con el hecho de que vivimos en sociedad y tenemos que organizarnos para que nuestra vida en común sea más feliz. y para que lo sea de acuerdo con criterios de justicia. Por eso, a la mayoría de las personas nos gustaría saber cómo resolver el problema de la pobreza en el mundo, cómo compaginar desarrollo y respeto al medio ambiente, riqueza y justicia; cómo organizar la sociedad para que no discrimine a la mujer, para que las exigencias laborales no priven a los niños del cariño de sus padres; también nos interpela la pregunta de hasta dónde llega mi libertad y cómo es compatible con la de los demás, y un larguísimo etcétera. Evidentemte, estas cuestiones tienen que ser resueltas mediante un razonamiento profundo, pero sus respuestas han de llegar al corazón de las personas, pues nos movemos no sólo por las ideas, sino también por los sentimientos. Los argumentos, al menos en algunas de sus versiones, han de ser suceptibles de convencer intelectual y emotivamente.

·        ¿Según tu parecer las respuestas  a esas cuestiones están cerradas, o tienen mas bien muchas posibilidades?

Los principios fundamentales, al menos para un cristiano que conoce un poco los argumentos de su fe, son bastante claros. Pero son eso: “principios” (que no es poco), pero no respuestas acabadas. Por eso, el pensador cristiano y cualquier cristiano cuando se pone a pensar, debe ser humilde, huir de los prejuicios, ser muy abierto de mente, no dogmático (los dogmas de la fe son muy pocos). Esta actitud no sólo nos dispone a dar más fácilmente con la solución de los problemas, porque nos permite escuchar puntos de vista diferentes a los personales o a los que estamos acostumbrados, sino que nos facilita la relación con personas que no comparten nuestra fe, que, llevadas por su buena voluntad, seguramente hayan dado respuestas muy interesantes a cuestiones que nos inquietan. Cualquier persona debe estar prevenida contra los prejuicios, y un cristiano, lógicamente,  también; aunque parezca una perogrullada, no está de más decir que los cristianos debemos evitar el peligro de confundir nuestra fe con los propios prejuicios (de la porpia cultura, historia, origen, formación académica, etc).

·        ¿Que importancia das a la hora de estudiar posibles soluciones, a moverse dentro de las leyes que tutelan los planteamientos en las diversas profesiones o, en el caso concreto, de aquellas que rigen los fenómenos de comunicación social.    ¿Piensas que se ha de hacer un mayor esfuerzo en comunicar bien? ¿Qué importancia le dás?

Entiendo que estas preguntas parten de un doble presupuesto. El primero es que el mensaje cristiano tiene algo que decir acerca de las cuestiones que preocupan a lo hombres y a las mujeres de hoy; el otro presupuesto es que los cristianos tenemos que buscar las estrategias para comunicar las riquezas de la Fe. Si es así, lo primero que tengo que decir es que lo que respondía en la anterior pregunta (actitud humilde y abierta, procurar salirse de los propios prejuicios) es compatible con el convencimiento de que nuestra Fe proyecta una luz especial para responder a las cuestiones que nos inquietan. El cristiano debe buscar en su fe la referencia última para dar respuesta a las cuestiones que hoy se plantean (a las ya mencionadas, cabe añadir otras como por ejemplo la clonación, la ética científica, la cuestión de la eutanasia, la naturaleza de la familia, etc). Por así decir, la fe nos ayuda a saber “por dónde van los tiros” o, a veces, simplemente por dónde no van. El cristianismo aporta una luz especial para hacerse cargo de las exigencias de la dignidad humana. Ahora bien, en la medida en que la fe se tiene que abrir paso en una sociedad marcada por la altísima incidencia de los medios de comunicación, las propuestas de la fe habrán de mostrarse amoldándose a las exigencias, a las “leyes” de los medios. En alguna medida, la fe tendrá qie insertarse en una cultura de masas (mass media). Ahora bien, habrá de hacerlo sin traicionar su esencia y sabiendo que la fe apela a la profundidad del corazón humano, y no tanto a su condición de individuo mero elemento de la masa. Pero para eso están los profesionales de los mass media. La Iglesia, pienso yo, necesita profesionales de los media con gran sentido cristiano. Por otra parte, los media cada vez son más interactivos y participativos; pueden ser un cauce en el que aportar las propias respuestas. En cualquier caso, creo que en la comunicación tan importante como el fondo es la forma. Cómo digas algo, te da o  te quita la razón ante los demás. En general, pienso que hay que huir de mensajes catastrofistas, apocalípticos o de confrontación. Si alguien tiene que mostrarse optimista, esperanzado, educado y conciliador es un cristiano. Esto no está reñido con la firmeza ni con la defensa tenaz de las propias convicciones. Pero, insisto, la transmisión de la fe no es una cuestión de marketing y lo que más ayuda a trasmitir la fe es la coherencia y ejemplaridad propia. Hablando coloquialmente, “ahí nos duele” 

Hasta aquí la entrevista que pienso tiene suficiente peso específico para ayudarnos a pensar un mucho en la comunicación de nuestras convicciones y sentires de la vida de relación con nuestros semejantes.

Anuncios
Published in: on marzo 8, 2007 at 7:42 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://jchordi.wordpress.com/2007/03/08/las-historias-y-sus-interrogantes/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: